El método de Karma Co.


En Karma Co. buscamos precisamente romper el círculo vicioso de la pérdida de la salud mental acercando a las personas herramientas para que puedan cultivar su bienestar y mejorar su salud. Nuestro programa está enfocado en la mejora de la calidad de vida y el potencial individual para procurar salud, y no sólo a una disminución de síntomas.


Estimulamos habilidades cognitivas que promueven la observación, el discernimiento y la adopción de creencias más saludables que sirvan de base a comportamientos constructivos y que generen una mayor salud mental. 


Existe mucha evidencia de que estos enfoques de protección facilitan la resistencia a las enfermedades, minimizan y retardan la aparición de trastornos y promueven un restablecimiento más rápido de la salud en caso de que se presenten las enfermedades. Dentro del espectro de intervenciones de salud mental, la promoción positiva y la prevención son posibles y ambas cuentan con bases científicas.


A través de las herramientas psicocorporales de la práctica de Yoga estimulamos la autonomía de las personas respecto a su salud, pues fomentamos la capacidad individual de cada alumno a decidir sobre su propio bienestar y de actuar de forma autónoma en torno a éste. Esto lo hacemos a través de instrumentos que permiten a los pacientes reflexionar sobre las creencias que generan comportamientos dañinos, y que ellos mismos se propongan mejores estrategias para lidiar con los estímulos que disparan el estrés.


Estas habilidades permiten que las personas sean capaces de transformar los momentos de malestar y crisis en oportunidades de analizar creencias limitantes y establecer creencias saludables por propio convencimiento y volviendo consciente el proceso de cambio en el sistema de creencias individual. Así, las personas aumentan su capacidad individual de adaptarse y lidiar con los desafíos cotidianos de la vida sin que se comprometa su salud. 


Muchos estudios comprueban que aumentar la resistencia al estrés, desarrollar habilidades sociales y la capacidad de resolución de problemas son clave en los programas de intervención, prevención y promoción de la salud más eficaces.  Al desarrollo de estas habilidades se le conoce como aumento de la resiliencia, que es la habilidad para vivir experiencias emocionales demandantes con flexibilidad para adaptarse a los cambios. 


Es a través de la resiliencia que somos capaces de transformar experiencias difíciles en crecimiento personal y experimentar emociones positivas tales como gratitud o amor en contextos que pudieran parecer estresantes. Las personas resilientes entienden el estrés como motor de crecimiento y la capacidad de superarse, de transformar esa circunstancia negativa en oportunidad de desarrollo, para lograr salir fortalecido de la situación.


Nuestro programa da herramientas prácticas que permiten convertir las crisis en momentos de reflexión y autoconocimiento. Entendiendo que el malestar es solamente un mensaje, podemos indagar y encontrar las creencias que generan comportamientos nocivos, y efectivamente, transformar la dificultad en sabiduría a través del ejercicio de la consciencia.


Induciendo la respuesta de relajación



El primer paso es restablecer la capacidad del cuerpo de relajarse. Sin este componente, la reflexión y la auto-observación son muy dificiles, ya que el estrés crónico afecta nuestro cerebro y por ende, nuestras habilidades cognitivas. La sensación de peligro constante inhibe nuestra capacidad de introspección y reestructuración de creencias.


La relación entre el cuerpo y la mente es estrecha. Así como el cerebro genera respuestas fisiológicas de excitación en el cuerpo por los estímulos que recibe, el cuerpo puede enviar señales de relajación al cerebro por las mismas vías. Los principales elementos biomecánicos que inducen la respuesta de la relajación son los ejercicios de respiración profunda y la relajación neuromusculoesquelética.


Enseñamos a nuestros alumnos a inducir la relajación a través de técnicas que calman al cuerpo y, por consiguiente, a la mente, tomando en cuenta 3 factores principales.


Relajación Muscular progresiva

Nuestro programa incluye práctica de asanas enfocadas en la liberación de tensiones musculares a través de la tonificación y relajación de diferentes grupos de músculo. Nos  centramos especialmente en los que están involucrados en la respiración para lograr aumentar mecánicamente la capacidad respiratoria de los alumnos.


La relajación muscular progresiva requiere de practicar una mayor conexión consciente del sistema nervioso central, con el sistema nervioso periférico. Una vez que podemos establecer la relajación consciente de los músculos, es más fácil que el estado de relajación se presente cotidianamente, afectando positivamente el estado anímico general de nuestros alumnos.


Punto de atención focal en la respiración: 

A través de pranayamas, fomentamos al cambio de patrones de respiración especialmente de cara a estímulos estresantes. Utilizando Asanas que demandan una cantidad moderada de fuerza física para sostenerla largo tiempo y alentando una respiración profunda enfocada en puntos específicos del cuerpo. 


De esta forma logramos que las personas desarrollen una mayor conciencia y capacidad respiratoria, mientras damos un punto focalizado de atención a la mente para evitar que se desencadenan pensamientos poco saludables.


Descarte de pensamientos: 

La meditación es una fuente muy importante de alivio del estrés porque funciona sobre los patrones sobre los que nuestra mente trabaja. A través de ejercicios de meditación enseñamos a los alumnos a observar y desidentificarse de la actividad de su mente. 


Esto ayuda a romper los ciclos de pensamiento rumiativos que suelen ser una fuente muy común de estrés psicológico y un síntoma clásico de muchos trastornos mentales. Diversos estudios demuestran que alterando la actividad mental a través de estímulos repetitivos, podemos demostrar cambios medibles en la actividad del sistema nervioso central


Indagación

También damos herramientas que facilitan la observación propia para detectar experiencias y enseñanzas pasadas que formaron al sistema de creencias y que generan comportamientos dolorosos. La mente nos puede alejar del bienestar si no ponemos atención en nosotros mismos.


El malestar es un mensajero, cuando aprendemos a escucharlo logramos transformar las crisis en introspección y crecimiento personal. De esta forma, los alumnos aprenden a gestionar mejor sus pensamientos, emociones y acciones, logran sentirse confiados en si mismos al tiempo que previenen futuros problemas de salud mental.


Espiritualidad y Salud Mental


Proponemos herramientas que permitan una mayor promoción de la salud y ayudar a generar formas más efectivas de tratar los trastornos mentales. al mismo tiempo generamos conocimiento para construir una sociedad que promueva mejor el desarrollo del potencial individual y ayude a lograr una transformación sistémica.


Desde nuestro punto de vista, la principal amenaza a la salud es la mente sin observación, el desconocimiento de uno mismo y los paradigmas que internalizamos y que generan comportamientos poco saludables. En yoga llamamos a esto Ignorancia, y sabemos que es el principal obstáculo para la realización humana.


La práctica de Yoga consiste en técnicas para el desarrollo del autoconocimiento que nos permita trascender la ignorancia a través del discernimiento. Estamos convencidos que el camino de la salud a través de la conciencia y la sabiduría, este es verdaderamente el camino espiritual.

9 vistas0 comentarios